La ONU y la UE piden a Afganistán abolir la pena de muerte.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ambas organizaciones defensoras de los derechos humanos reafirman su firme oposición, ante esta violacion del derecho a la vida.

El portavoz de la oficina de Derechos Humanos de la ONU, Jeremy Laurence, se negó ante la ejecución en Afganistán de un hombre condenado por asesinato, “por orden de Dios”.

“Las ejecuciones públicas constituyen una forma de trato o pena cruel, inhumano o degradante. Tales ejecuciones son de naturaleza arbitraria y contrarias al derecho a la vida protegido por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, en el que Afganistán es Estado parte”, recalcó en un comunicado en el cual calificó de “profundamente inquietante” este hecho.

Por otro lado, la oficina diplomática de la Unión Europea ha pedido a Afganistán abolir la pena de muerte en el país.

“La Unión Europea pide a los talibán que detengan cualquier ejecución futura y, en su lugar, apliquen una política hacia la abolición de la pena capital”, admite un comunicado del Servicio Europeo de Acción Exterior.

La aplicación de ejecuciones públicas, las violaciones de los derechos humanos de las mujeres y niñas o la falta de libertades generalizada son ejemplos de los métodos de represión que el nuevo Estado nacido del 15 de agosto de 2021 seguirá ejerciendo, si no se toman medidas ante esto.

tituloLagrge