Fácil es culpar a un Juez

Por: Dorian Enrique Anaya Caro.
Ex Juez Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías.

Me desperté hoy 15 de mayo del 2020 con la noticia de la libertad por vencimiento de términos otorgada por un Juez de la república a la familia Ambuila, quienes vienen siendo investigados por la presunta comisión de las conductas punibles de concierto para delinquir, lavado de activos y enriquecimiento ilícito.

No tardaron en aparecer los comentarios señalando al Togado de corrupto y menospreciando a la justicia Colombiana, como suele pasar en estos casos. No me uno a esas irresponsables afirmaciones sencillamente porque la buena fe se presume, no conozco detalladamente los elementos materiales probatorios que dieron como resultado tal decisión, y en dado caso que sea contraria a derecho, confió en que se inicien las respectivas investigaciones disciplinarias y penales a las que haya lugar.

Es necesario señalar con los Jueces en sus providencias, tal como lo recita el artículo 230 superior, solo están sometidos al imperio de la ley, y su no aplicación solo procede cuando esta es contraria a la Constitución, so pena de incurrir el Juez en el tipo penal de prevaricato.

Entrando en materia, la libertad es un derecho fundamental inherente al ser humano, sin embargo, este no es absoluto y puede ser limitado por autoridad judicial competente con las formalidades legales y por motivos previamente definidos en la ley. También tenemos que las medidas de aseguramiento no pueden ser indefinidas, es decir, que tienen un plazo estricto señalados por el legislador en nuestra norma procesal penal, y cuando este es sobrepasado vulnera las garantías a la dignidad humana y al debido proceso sin dilaciones injustificadas.

La libertad por vencimiento de términos como institución jurídica dentro del proceso penal procede cuando se excede el plazo razonable para que a un procesado se le resuelva su situacion, ya sea de manera favorable o no, estas causales son taxativas y las encontramos en los artículos 317 y 548 del C.P.P., el juez de control de garantías al momento de administrar justicia tiene que verificar si efectivamente la petición del convocante se ajusta al numeral de la norma previamente citada.

Ahora, los términos se van contando a favor del procesado cuando la causa sea atribuible al estado, ya sea por parte del juez de conocimiento, del representante del ente acusador, del inpec, o cualquier otra causa no imputable a la defensa y que no nos encontremos frente a la fuerza mayor o caso fortuito.

Cuando se otorga una libertad, no quiere decir que esta lleva implícita un acto de corrupción, ni mucho menos que el proceso penal haya culminado.

Sé que muchos jueces administran justicia con decoro y con honor, así como muchos fiscales que son intachables.

Comentarios