PROTEGIENDO A LAS COMUNIDADES Y GENERANDO OPORTUNIDADES, A PROPÓSITO DEL CORONAVIRUS


 
 
Por: Luis Daniel Vargas Sánchez
Doctor en Ciencias de la Educación
Ex gobernador de Bolívar
 
 
Todos debemos cumplir las instrucciones, órdenes y orientaciones de las autoridades para contener y combatir esta pandemia. Amen de las poblaciones vulnerables por edad o por salud, también existen otros segmentos de la sociedad que manifiestan situaciones de vulnerabilidad, como quienes se dedican al comercio informal, vendedores ambulantes o al mototaxismo, donde muchos de ellos siguen recorriendo los barrios con o sin parrilleros, exponiéndose a una sanción por conseguir su sustento diario.
 
El Decreto Nal. Nº 420 del 18 de marzo de 2020, “Por el cual se imparten instrucciones  para expedir normas en materia de orden público…”, en su articulo 4, numeral 4.4 dispone que: “En el evento del cierre al público de establecimientos y locales comerciales gastronómicos, dicho cierre no podrá extenderse a la venta de sus productos mediante plataformas de comercio electrónico y/o por entrega a domicilio…”. (el subrayado es mío).
 
Así mismo, el Decreto distrital Nº 0517 del 20 de marzo de 2020, por el cual se ordena de manera transitoria un toque de queda, en el articulo 2, numeral 2.17 exceptúa de esta medida a las actividades en establecimientos y locales comerciales gastronómicos, quienes podrán ofertar sus servicios y productos únicamente mediante plataformas de comercio electrónico y/o por entrega a domicilio…”. (el subrayado es mío).
 
Estas dos normas permiten desarrollar la actividad del mototaxismo para entregar esos domicilios, ante lo cual sugiero muy respetuosamente a las autoridades distrital y municipales, la posibilidad de organizar cooperativas de personas dedicadas al mototaxismo, debidamente identificadas, censadas y protegidas contra el coronavirus, para que puedan registrarse ante los establecimientos de comercio, grandes superficies de mercado, droguerías, restaurantes, etc., a fin desarrollar esta actividad de manera organizada y supervisada por las autoridades de salud, transporte y de policía, con ello se conseguiría generar unos importantes ingresos para ellos, igualmente no se cerrarían los establecimientos de comercio, gastronómicos y droguerías tan vitales en estos momentos, lo que agravaría la situación con más desempleo y por ende, inseguridad, de igual manera se evitaría el aglomeramiento en los centros comerciales, supermercados y grandes tiendas barriales.
 
No sólo basta con tomar medidas para combatir el coronavirus, sino también es obligación de las autoridades velar por la integridad de las familias, sobre todo las más vulnerables y esta sería una estrategia de gobierno para regular una actividad francamente desordenada, a su vez, garantizarle unos ingresos a muchas familias y un servicio a las comunidades hoy desesperadas por no saber como van abastecerse en los tiempos de la cuarentena.
 
Siempre, en todas las crisis, si somos proactivos se generan oportunidades.
 
Cartagena de Indias, 21 de marzo de 2020

Comentarios