SI QUIERES CAMBIOS EN TU VIDA, CAMBIA DE PENSAMIENTOS Y ACCIONES

Inicia el año y todos coincidimos en algo: hacemos lista de propósitos, sueños, metas, para el año que comienza; algunos acuden a los famosos agüeros, para hacer que muchas de esas cosas sucedan como por arte de magia o tal vez por suerte, como una lotería que se gana. 

 La emoción y el furor de lograr la lista de pendientes arranca en el mes de Enero, mientras muchos aún estamos en vacaciones; y puede que continúe en los primeros días de Febrero. Pero no hemos llegado a Semana Santa, cuando sentimos que se nos ha acabado la pila, volvemos a lo mismo: los mismos hábitos, las mismas palabras, las mismas acciones, por tanto, los mismos resultados. Y el año que se nos regaló nuevecito, con 365 días que son como 365 oportunidades, ya se ve deteriorado y ya estamos cansados, añorando nuevas vacaciones, para renovarnos. 

 Y es así, como las metas se siguen aplazando, y quizás si las revisamos y echamos cabeza, son las mismas que venimos posponiendo, cuando nos cansamos de hacer dietas para bajar de peso; o no pudimos ahorrar para el viaje anhelado, seguimos buscando el amor o queriendo concluir tantas cosas que iniciamos… En fín… Volvemos a lo mismo de año tras año y la agenda nueva nos quedó con baches, y los ahorros se nos acabaron; seguimos aferrados a lo pasado o creyendo que los sueños son solo del futuro, por tanto nunca se hacen realidad en el presente que vivimos. 

 Se lee pesimista, pero es el círculo vicioso que predomina aún más en estos tiempos, donde se vive y se ve el mundo desde las redes sociales, celebramos un gol con un Twitter, protestamos en Facebook y envidiamos o soñamos en Instagram.  Así nuestras emociones se resumen en likes o no likes cada día. 

 El mundo se nos está quemando y la guerra nos está ganando, porque le estamos dejando las acciones a otros y somos simplemente victimas o espectadores. Y es eso lo que le estamos enseñando a las nuevas generaciones, que ya no conocen de límites, de control de emociones, ni de movimiento o verdaderas acciones que exijan más compromiso. 

 Que este 2020 que apenas comienza, nos lleve a movernos un poco, a hacer cosas nuevas, a salir de lo mismo y el ensimismamiento en que vivimos, para que se vean otros resultados y podamos sentir que alcanzamos lo que nos hemos propuesto. 

Que hayan más gestos de paz y de reparación, que hagamos cosas que realmente salven el mundo, que transformemos nuestros entornos y no le dejemos todo a los poderosos que solo piensan en su propio beneficio, 

No se si creas o no en Dios, pero en lo personal todas estas cosas sin El no son lo mismo, por eso yo elijo vivirlas confiando en El, tomada de su mano y ofreciéndole cada sueño, cada sentimiento, cada acción y cada paso. 

Cambia un poco las acciones, los pensamientos y los sentimientos y verás que los resultados serán diferentes a los que siempre has tenido.

Comentarios