RESIGNIFICANDO CONCEPTOS, ROMPIENDO ESTEREOTIPOS


Estamos en la era en que los estereotipos se están rompiendo ante los ojos de los que aplauden eso y de otros tantos que lo critican porque se pegan a sus esquemas y conceptos prefabricados en el tiempo.

Ya el término de belleza se está resignificando, ya no tiene color, ni estilo, ni forma, ni tamaño; hoy implica mucho más que apariencia y la complementa, la humildad, la nobleza y la inteligencia. Por fin, no se necesitan medidas para dar la talla, y eso sí que molesta a muchos que viven de las apariencias y le sacan provecho económico a eso, son ellos los que se están retorciendo, cuando suceden cosas, como la elección de la nueva Miss Universo: Zozibini Tunzi. 

Se rompió el clasismo y racismo, se acabó con la ideología que solo hay un tipo de belleza en el mundo; perdió el modelo que por mucho tiempo nos han vendido, en la cual muchas mujeres han peleado con el espejo y han perdido su autoestima, queriendo encajar en ellos. Hoy la Mujer más bella del Mundo, tiene otro color, otra raza, otra religión, otra nación… 

Hoy ganó el carisma, la inteligencia, la elegancia, el liderazgo, el anhelo de superación y de romper esquemas y prejuicios que son los que justamente nos están matando. 

Y ya, la Mujer puede practicar deportes, ocupar cargos y hacer trabajos que antes, eran sólo para hombres… 

El Papa es Latino y no Romano… 

La belleza tiene otro color y quizás dentro de poco, tenga otra forma, medida y tamaño…

Ya, los hombres pueden llorar y ayudar en los oficios de la casa, sin ser rotulados como afeminados. 

El azul dejó de ser un color solo para hombres y el rosa para Mujeres… 

Y así tantas cosas que ya no significan lo mismo, simplemente porque la humanidad está cansada de esquemas y moldes de perfección inventados y usados para discriminar y hacer de la sociedad un lugar donde se vive de apariencias, consumismo, violencia, moda y el qué dirán…

Es el tiempo de preocuparnos más por cuidar más lo que tenemos dentro, ejercitar la inteligencia, cuidar las emociones y sentimientos, comportarnos a la altura y entender que la belleza es más que color, forma y apariencias; y la grandeza mucho más que estatura… La clase no la da el barrio donde vives, ni el estatus social, sino el saber cumplir los deberes, ser honestos y respetar los derechos de los demás sin pasar por encima de nadie más. 

Sigamos resignificando conceptos vanos y superficiales, a unos más humanos y justos, donde todos tengamos cabida y oportunidades, donde nadie deje de Ser y Hacer para tener que Parecer, en un mundo, donde solo pocos terminan encajando. 

Con todo esto, si me ves, siendo una mujer adulta, con 1,20 de estatura, no me preguntes cuánto mido, mira como doy la talla y estoy siempre a la altura de las Circunstancias… 

Kary Rojas

@karyrojas1528 ing

Maestra, Escritora y Conferencista.

Comentarios